CASTILLO DE ALMODÓVAR DEL RIO

A pocos meses del estreno de la séptima temporada de juego de tronos, desde Turviaje nos hemos decidido a visitar el castillo de Almodóvar del río.

Almodóvar del río recibe su nombre de la denominación que los árabes le dieron a una fortaleza que construyeron los omeyas  “al-Mudawwar al-Adna” topónimo que significa Redondo, y que claramente hace alusión a la forma que tiene dicho cerro.

Todo el conjunto ha sido creado y modificado por los hombres, desde época romana ya existía en almodóvar un oppidum, un poblado fortificado que se menciona en algunos pasajes de Naturalis Historia redactado por Plinio, este poblado era Carbula, de hecho en el interior del castillo podemos ver una sala que contiene restos de ésta época, junto con otras más antiguas como son el paleolítico y la Ibero-turdetana.

La cercanía del castillo al río Guadalquivir hace del conjunto cerro-castillo, un lugar estratégico, pues como sabemos el río era el que servía a nuestros antepasados de medio de transporte entre las tierras de la que posteriormente seria Andalucía.

Nada más acercarnos al pueblo de Almodóvar del río, podemos contemplar la majestuosidad de la fortaleza, y la espectacularidad de su reconstrucción, que fue llevada a cabo por el XII conde de Torralva, don Rafael Desmaissieres y Farina, quien con la ayuda del prestigioso arquitecto Adolfo Fernández Casanova quien además de muchas otras, restauró la catedral de Santiago de Compostela, y se tardaron unos 37 años en hacer el castillo como podemos verlo hoy en día.

El castillo es una impresionante fortaleza, una construcción defensiva que controlaba el cauce del Guadalquivir para que Córdoba estuviera segura, las torres principales del castillo son: Torre del Homenaje, Torre Cuadrada, Torre Redonda, Torre de la Escuela, y la torre de las Campanas, que son las que podemos contemplar desde la distancia sin problemas. Además de estas torres también tenemos otras más pequeñas pero que resultan igual de interesantes como pueden ser: La torre pequeña, El torreón del moro, la torre de la escucha o la torre de la ceniza.

Entramos por  el castillo por la puerta que da al río, que es donde nos reciben en la taquilla para que abonemos la correspondiente entrada, como ya he comentado algunas veces soy de los que prefieren las visitas no guiadas, para poder ir a mi aire haciendo fotografías e imaginándome como era el castillo cuando sus constructores lo habitaban. Pero si vosotros preferís visitarlo con un guía, el castillo de Almodóvar dispone de varias rutas guiadas que no os dejaran indiferentes.

Al entrar nos dirigimos al primer patio, que es el patio de armas donde en los días de invierno hay colocada una carpa en la que se realizan combates entre caballeros,  los principiantes combaten con armas de espuma, como en gladiadores americanos, pero que se dan golpes con fuerza normal, pero justamente después podemos ver como los verdaderos caballeros combaten, en mi caso pude contemplar una batalla de equipos, en las que las armas y armaduras eran reales, algo que impresiona bastante pues el choque de armas y armaduras resuena por todo el patio de armas, algo espectacular que es digno de ver.

Seguidamente empezamos la visita a las torres por unas escaleras situadas a la izquierda y las cuales nos introducen en un pasaje que rodea toda la muralla.

Torre del Homenaje, la torre del homenaje es la principal torre de cada castillo, en este caso, en el castillo de Almodóvar tenemos una recreación de un homenaje que se le realizaba al señor del castillo, en la cual un siervo, o noble le rendía pleitesía a su señor.

Esta torre está muy cuidadosamente decorada y en uno de los laterales tenemos una escalera que nos baja hasta las mazmorras, que también están decoradas con la cámara de las torturas, en la que podemos ver a dos presos (muñecos) que están allí condenados, además podemos ver una pequeña abertura en el suelo en la cual si miramos veremos huesos de otros presos que ya murieron.

Las recreaciones están muy conseguidas, además de las estas no podemos dejar de contemplar el techo de la mazmorra, pues es una bóveda que sustenta todo el peso de la cámara donde se realiza el homenaje y lo parte de arriba de la torre. Subiendo esta misma torre hacia arriba llegamos a la terraza donde el castillo nos ofrece una vista panorámica, un espectáculo digno de ser visto por cualquier visitante, ya que nos enmarca el castillo en el entorno, dándonos a conocer las impresionantes vistas de los campos, el pueblo y como no del Río Guadalquivir.

Bajamos la torre y seguimos por el pasaje de la muralla hacia nuestra derecha, lo que nos lleva a la Torre pequeña, desde donde tenemos acceso a las vistas del pueblo de Almodóvar, y un poco más allá llegamos al torreón de moro, y a una pequeña torre en la que podemos ver la historia de las espadas, en la cual encontramos diferentes tipos de espadas desde la época del bronce hasta el imperio Español.

Después de ver las espadas continuamos por el mismo pasaje que nos guía durante toda la visita por el castillo de Almodóvar, con una visita a la torre cuadrada, en la cual nos encontramos con una proyección que nos cuenta en imágenes como ha sido la historia del castillo desde sus inicios, algo que llama la atención con sus dos proyectores encima de una maqueta del castillo.

La siguiente visita es a la torre redonda, en cuyo interior se encuentra el vestuario real y donde también podemos ver una recreación de como el escudero viste a su señor, dando la impresión de ser uno de los lugares que se usaban antes de las ceremonias e incluso de las batallas. Desde esta torre tenemos unas fantásticas vistas de los jardines y el castillo así como del entorno en el que se encuentra.

Al finalizar esta pequeña visita nos adentramos en la siguiente torre, La torre de la escuela, en donde podemos aprender y ver sobre todo las pequeñas cosas que han ido apareciendo con el paso del tiempo en el castillo y sus alrededores, además de contemplar fotografías de cómo estaba el castillo previo a su reconstrucción, esta torre es un pequeño museo enclavado en el interior del castillo, y en mi opinión un espacio muy bien dedicado en el que podemos apreciar las diferentes épocas por las que ha pasado la fortaleza.

Continuando por nuestro recorrido, llegamos a la torre de la escucha, que aunque pequeña, nos muestra en un lugar realmente apacible y en el que podemos seguir contemplando en perspectiva todo el entorno, y si singularidad, con unas vistas que nos dan impresión al asomarnos a los campos de Almodóvar.

Finalizamos nuestra visita a las torres con las dos últimas, la Torre de las campanas, donde se nos ofrece una proyección sobre la vida y obra del conde de Torralva, contada por el mismo, y una subida a otra terraza que nos ofrece otro punto de vista.  Y a la torre de la ceniza, el último lugar de este paseo por el muro que nos brinda de nuevo unas excelentes vistas a lo largo de la comarca de la vega del Guadalquivir bajo.

Volvemos sobre nuestros pasos para bajar al patio de la capilla, donde podemos ver un jardín y donde encontramos la tienda de suvenires, además de la misma capilla, en la que claramente pensamos se rodó alguna escena de juego de tronos, ya que el lugar es idóneo para ello, un edificio de planta circular, presidido por el altar donde se encuentra la virgen, y rodeado por columnas.

El último punto que visitamos aquí es el armero, donde encontramos armas de todos los tipos, armaduras y cascos que los caballeros utilizan en las luchas que vimos al principio en el patio de armas, y que suponemos que en tiempos de uso del castillo albergaba una gran cantidad de armas usadas para la defensa del mismo.

Ir visitando el castillo por tu cuenta conlleva riesgos, y uno de ellos fue que no pudimos entrar al palacio neogótico, el cual estaba reservado para visitas guiadas, con lo que nos deja un poco desilusionados pero será la excusa perfecta para que hagamos una nueva visita al lugar.

Lo último que nos queda por ver en el interior del castillo son los jardines, que aunque pequeños están bien estructurados, y con proyección de futuro, lo que esperamos que cuando estas plantas crezcan se conviertan en un lugar para descansar después de la visita.

Por ultimo os dejo aquí una galería con las fotos del exterior, tomadas antes de marcharnos a comer en La Viuda, post que pronto os dejare en la sección Gastronomicón

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mi reflexión sobre el castillo es que un lugar como este, me produce una mezcla de orgullo y envidia sana, orgullo por que como Andaluz, me siento orgullosos de que en algunas partes como esta se conserve un trocito de nuestra historia, y sea así de bien aprovechado, y envidia porque de la zona de la que yo vengo tenemos bastantes sitios turísticos, pero están totalmente desaprovechados, como son El cerco de la fundición de Peñarroya-Pueblonuevo, el castillo de Belméz, y el castillo de Belalcázar entre otros.

Por eso al ver estos lugares me invade estos sentimientos mezclados. Mi recomendación es que vayáis a visitar el castillo de Almodóvar del río, y os dejéis sumergir en un lugar de otra época, un lugar con historia, y escogiendo la opción que queráis Visita guiada o por libre, disfrutéis de la fortaleza inexpugnable.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s